miércoles, 25 de mayo de 2016

Nos cuenta la gente: María Luz



María Luz es una señora lectora del Chivicotilla, le gustaba mucho ese periódico y tenía ganas de que la entrevistáramos, así que me fui a su casa y  me atendió amablemente.

Luigi Reportero: ¿Cómo se llama?
Entrevistada: María Luz Alfonso Garrote.
L.R.: ¿Dónde vive?
E.: En Salamanca.
L.R.: ¿Cuántos años ha vivido en Torregamones?
E.: 12 años.
L.R.: ¿Le gustaba el colegio?
E.: Sí.
L.R.: ¿Le gustaba leer?
E.: Sí.
L.R.: ¿Conoce a Luigi?
E.: Sí, y tenemos una escama suya, se la dejasteis en Carnavales a mis padres.
L.R.: ¿Qué es lo que más le gustaba de la escuela?
E.: El recreo.
L.R.: ¿Le gusta el pueblo?
E.: Sí. Me gusta mucho el pueblo, tengo a suerte de tener allí a mis padres con 92 y con 85 años. Además llevo 41 años casada, tengo dos hijos y cuatro nietos varones.
L.R.: ¿Qué es lo que más le gusta y lo que menos?
E.: El ambiente con la asociación, lo que menos me gusta es lo mal cuidadas que están las calles.
L.R.: ¿Nos cuenta una anécdota, historia, poesía, folclore oral… relacionado con Torregamones? Gracias.
E.:        “Piscina tienen las mozas
reloj los grandes señores
bebederos en el pueblo
qué rico es Torregamones,
pero gracias al alcalde
que vino de Gamones.”

En el año 1960 una cooperativa que se formó en el pueblo, con un señor que se llamaba Geromo y nos sacó esta loa:

            “Échale trigo y cebada
            y también las algarrobas
            pero no le eches centeno
            que tienen las pajas gordas”

A mi Virgen del Templo, estos versos son para ti:

            “Mi Virgen te escribo estos versos
            con toda mi devoción
            para que nunca perdones
            esta hermosa tradición.
            Desde el tiempo inmemorial
            todas las generaciones
            a este pueblo han venido
            a ofrecerte sus canciones.
            Mi Virgen del Templo
            reina del Gran Dios
            milagro de flores
            que llenas tu templo
            de incienso oloroso
            y enciende en las almas
            sus bellos amores.
            Yo no sé qué tiene tu cara morena
            que lloran los ojos a su claridad
            divina magnolia fragrante azucena
            que llenas de aroma al verte pasar.
            Beso de los labios que sienten anhelos
            de misericordia conjunto del mal
            estrella que un día cayó de los cielos
            para que en tu pueblo florezca un rosal.
            Eres la patrona y del pueblo
            consuelo de este bonito jardín
            oración que sube al cielo
            y que pasa siempre por tu camerín.
            Esta tarde al despedirme
            mi esposo me lo pidió
            rézale bien a la Virgen
            igual que le rezo yo.
            Yo a mi Virgen del Templo
            no la olvidaré jamás
            aunque vaya donde vaya
            siempre le voy a rezar.
            Mi Virgen del Templo
            tú eres la flor
            más escogida de la humanidad
            y en ti tengo puesta toda mi fe
            con toda mi devoción.

Mis versos para ti de Pedro Salustiano Barrios, Salamanca, 16 de octubre de 1994

lunes, 16 de mayo de 2016

Luigi y el Fuerte

Luigi estaba en guerra con los dragones de Portugal y no sabía donde guardarse para que no le dieran con las flechas, las balas, con los cañones... y estuvo caminando por todo el pueblo a ver si encontraba un lugar para guardarse, y pensó que igual en el bosque si había un lugar para guardarse. Caminó, caminó hasta que llegó a un sitio q tenía la forma de un triángulo y estuvo mirando a ver si podia esconderse.
Y le convenció y alli se quedó hasta que acabó la guerra con los dragones de Portugal.
Óscar

Luigi en los ``Chiviteros´´

Un día Luigi y los niños de Torregamones fueron de excursión a los chiviteros, pero Luigi no sabía que eran los chiviteros y entonces un señor que venía con las cabras se quedó en los chiviteros y se quedó a dormir y Luigi se quedó allí. Por la noche el señor metió las cabras en los chiviteros. Luigi y el señor se fueron a dormir. Por la mañana Luigi se sorprendió porque la cabras estaban vivas por que las había encerrado la puerta con una gran piedra y el lobo no pudo entrar.

Iván

domingo, 15 de mayo de 2016

Luigi y el mar


Hacía días que no se veía ni a Luigi y ni a sus escamas blancas por las Arribes. Desde el último cuento que le había contado que hablaba del mar, no habían vuelto a saber de él. Luigi les había dicho que las historias del mar le encantaban y que quería ir a verlo, poder sobrevolarlo, y oler ese aroma mágico a salitre del que todos los cuentos que hablan del mar, hablan.
Los niños del colegio estaban muy preocupados, puesto que ellos habían creado una unión especial con el dragón y a pesar de ser niños, eran los que más se ocupaban de que todo estuviese en condiciones para que el dragón se quedara siempre en ese fantástico lugar. Hablaron entre ellos e hicieron sus investigaciones para encontrar un lugar lo suficientemente grande y escondido para que cupiera Luigi y a la vez que estuviera próximo al río. Así que cogieron sus mochilas cargadas de libros y se fueron de excursión hasta la cueva del Valcuevo y allí efectivamente, encontraron al dragón.
Estaba con la cabeza hacia dentro de la cueva, y le decía a los niños que no entraran, que no sabía qué tenía pero que seguro que era contagioso, y no quería ponerles en peligro. El más pequeño de ellos, entró y le dio un beso en la cabeza muy cariñoso:
-No te preocupes y cuéntanos qué te pasa, estoy seguro que entre todos encontraremos una solución, ¿no ves que entre todos hemos sido capaces de encontrarte?
- Ayer estaba mirando al sol, y sentí un dolor muy fuerte en los ojos. De repente vi todo negro y como pude, logré encontrar esta cueva, puesto que después de eso ya no vi más.
- Vaya, parece algo grave, pero no te preocupes, le preguntaremos a Don Luis, el médico del pueblo, que seguro que nos dice qué ha podido pasar.
                                                       * * * * *
Muy lejos de allí, en Alicante, un niño miraba por la ventana. Nadie sabe cómo, una compañera de clase le había recomendado un blog de unos niños de un colegio de un pueblo de Zamora, ni más ni menos, que a saberse donde estaba ese pueblo. Pero cuando Mireia descubrió ese blog, sabía que tenía que ir a ver a Oriol y decírselo. A Oriol le volvían loco los dragones, y él siempre decía que los dragones no eran los malos de los cuentos, que alguien se había empeñado siempre en cargarles el “Sambenito” de arrasadores de aldeas o depredadores.
Lo cierto es que Oriol últimamente leía muchos libros, los devoraba, y es que pasaba tanto tiempo en hospitales, aislado por su enfermedad, que era lo único que le hacía compañía. Se había cansado ya de videojuegos, de juegos de mesa, y de muñecos; solo a través de los libros, podía viajar a tantos sitios que deseaba viajar y que sabía que ya nunca podría hacer, ya que su enfermedad era degenerativa, de esas que los doctores llaman “raras”, y que no tenía de momento, ninguna solución. Y su cuerpo cada vez era más débil, tanto que ya no se podía poner de pie.
En cuanto leyó el blog y conoció a Luigi, lo tuvo claro: TENÍA QUE IR A CONOCERLE. Sus padres le decían que no, que era imposible; los doctores que dónde iba a ir, que podría darle no se que fallo multiorgánico y dormirse para siempre, … Pero lo cierto, es que los niños y niñas que tienen enfermedades graves, maduran muy deprisa, tan rápido que son capaces de comprender lo que los adultos no quieren aceptar muchas veces, y sí, el ya sabía que pronto, sus ojos se iban a cerrar para siempre, por lo tanto, su único deseo era conocer al dragón.
Tanto, tanto insistió que sus padres no tuvieron más remedio que aceptar la descabellada idea de Oriol, firmaron el alta voluntaria del hospital, cargaron el coche de máquinas y medicinas y se pusieron a hacer los más de setecientos kilómetros que separaban su casa del lugar donde los niños de Torregamones contaban que habitaba el dragón y se fueron a conocerle.
El viaje fue muy largo, y hubo más de un susto, pero a los dos días llegaron al colegio del pueblo. Oriol se había puesto en contacto con los niños y niñas del cole, y estos le habían dicho que Luigi estaba malito, que don Luis, el médico del pueblo, le había recetado una pomada para los ojos, pero que no tenía nada claro que pudiese volver a ver. El camino hacia la cueva fue muy duro, y los padres de Oriol se planteaban a cada paso si habían hecho lo mejor por su hijo. Cuando llegaron a la cueva, y Oriol vio por primera vez a Luigi descubrieron que había hecho lo correcto.
- Hola Oriol, ven, que te suban sobre mi lomo, tengo una sorpresa para ti. Yo no puedo ver, pero quiero que veas las Arribes, así que tú serás mis ojos y yo tus piernas, mejor dicho, tus alas.
En ese momento salieron de la cueva y emprendieron el vuelo. Oriol le iba diciendo a Luigi por donde no chocarse y el dragón, transportaba al niño con un cuidado tal, que si el niño se hubiera convertido en pluma, nada le hubiera podido pasar, solo las caricias del aire. Cuando llegaron de vuelta, se había hecho algo tarde y niños, padres y Oriol debían regresar al pueblo. Luigi no quería despedirse de Oriol, porque en ese viaje que habían hecho juntos, el niño le había dicho que era su último día como niño, que esa noche se quedaría dormido para siempre, pero feliz de haber conocido a un dragón de verdad.
A la mañana siguiente, efectivamente, Oriol no despertó. Pero lo último que había dicho a sus padres antes de dormir para siempre, además de que los quería muchísimo y que habían sido los mejores padres del mundo, era que quería donar los ojos para que Luigi pudiera seguir viendo las Arribes. Y así fue.
Cuentan los niños del pueblo, que cuando el dragón, después de conocer a Oriol, les hablaba del mar, se lo describía como si lo estuviese viendo con sus propios ojos, o tal vez, con los ojos de aquel niño que quiso seguir viendo a través de Luigi.

Pau Glez

Este cuento está dedicado a toda la gente que en vida, o después de cerrar los ojos, decide seguir dando vida bien a través de su sangre o médula o bien a través de sus órganos o tejidos. Gracias a todos ellos y a sus familias, que en tan duro trance deciden que sus familiares sigan viviendo en otras personas.

viernes, 13 de mayo de 2016

Tradición oral

Para que los niños pudieran observar como se transmite la tradición oral a través de los siglos y de las personas, les propuse el argumento para uno de los capítulos de Luigi, era este:

"la oropéndola. La oropéndola llegó a las Arribes y al ver que se había quedado libre el nido de la cigueña negra, quiso quedárselo. Luigi le dijo que no podía, ya que el nido de la oropéndola tenía que ser basculante y estar entre dos ramas"

Estos son sus cuentos:

"Cuando la primavera  llegó a Las Arribes del Duero, la oropéndola llegó desde África para vivir un tiempo.

Al llegar vio que estaba vacío el nido de la cigüeña negra y decidió quedárselo. Luigi le dijo que necesitaba un gran árbol para vivir. El dragón le acompañó hasta una chopera, y por fin encontraron uno y a la oropéndola le gustó. Se puso a hacer el nido y parecía una hamaca sujetada a la horquilla de una rama, después buscó pareja y se fueron juntos al nido, y en un momento puso los huevos. ¡Cinco huevos!

La pareja cogía insectos, sobre todo, orugas y también bayas que cogían de los árboles y bebían el agua de las gotas de rocío que estaban el las hojas y también podían beber en vuelo. 

Desde entonces Luigi es amigo de la oropéndola"

Alejandro

"Un día por la tarde llegó un pájaro llamado oropéndola y se quería poner en el nido de la cigüeña negra, y Luigi le dijoque no, los nidos de las oropéndolas tienen que balancearse entre dos ramas de encina u otro tipo de árbol y entonces  Luigi  y la oropéndola empezaron a hacer el nido. 

Y entonces se encoontraron un sitio perfecto para construir el nido de la oropéndola y empezaron a buscar palitos. Luigi encontró un palo largo, lo puso sobre el árbol y era muy largo, y la oropéndola encontró palos y formó un nido, pero Luigi sin querer se cayó encima. Y la oropéndola y Luigi buscaron más palos. Luigi encontró uno muy pequeño, lo probó y era muy pequeño, entonces la oropéndola lo volvió a construir y los dos se alegraron. 

La oropéndola encontró una hembra y formaron una pareja y fueron felices. Pasaron varios meses y Luigi volvió a ver cómo estaban las oropéndolas y las encontró felices y con mucha familia, y entonces las oropéndolas le dijeron adios a Luigi y hasta el próximo año."

Iván

"Llegó el tiempo de que nos visitara la oropéndola, es decir, llegó la primavera. Entró por Portugal y dio unas vueltas por las Arribes de Torregamones, y le gustó este paisaje, y decidió quedarse. Vio a lo lejos un nido, se acercó y vio que estaba abandonado, había sido de la cigüeña negra pero a ella no le valía, porque era demasiado grande y tenía que estar hecho entre rama y rama. 

Empezó a hacer su nido, de pronto se encontró con un animal muy grande que era el dragón Luigi. Aunqeu su tamaño y especie eran muy distintas empezaron una bonita amistad, tanto que Luigi le ayudó a hacer el nido. La oropéndola puso sus huevos y salieron sus oropendolines"

Óscar

"Un día vino una oropéndola desde África y como estaba cansada encontró en un cañón un nido, el de la cigüeña negra y se posó, pero pasó por allí Luigi, el dragón y vio a la oropéndola y le dijo que ahí no podía estar, y se fue. Pero la oropéndola no encontraba ningún sitio y le fue a pedir ayuda a Luigi. Luigi le contó un cuento sobre oropéndolas y cuando la oropéndola sabía qué comer, dónde vivir, qué hacer. Cuando supo qué hacer fue a buscar sitio y buscó por todos loso lados, pero no encontraba ningún sitio y le volvió a pedir ayuda a Luigi y Luigi le ayudó a buscar y encontraron el sitio perfecto dodnde vivir y la oropéndola puso los huevos y se quedó allí y le dio las gracias"

Fer

miércoles, 11 de mayo de 2016

¿Por qué Luigi tiene esos colores?

Un día Luigi estaba en una fiesta de disfraces y el disfraz de Luigi era pintarse de tres tonos de verde y algunas escamas de blanco. Cuando acabó la fiesta, al llegar a casa, se intentó quitar los colores pero no  pudo. Frotó con todo lo que tenía pero no se le quitó. Cuando fue al médico, el médico le miro bien  y Luigi estaba muy nevioso, el médico le dijo que esa pintura no se podía quitar,  pero el médico le dijo que estaba muy guapo y Luigi no se fue muy triste.

Fer

¿Qué pasó con la cigüeña negra?

Una vez Luigi estaba volando por el cañón de Los Arribes del Duero y vino una cigüeña negra y los fueron de frente y se chocarón y Luigi fue con las patas por delante de la cabeza y le clavó una garra en el corazón a la cigüeña negra. La garra se le quedó metida en el corazón al ave y la mató . Como las cigüeñas son parejas estables, su compañero al no encontrarlas en el nido lo abandono. Por eso en el paseo de los Arribes , vemos desde el barco un nido abandonado.

Óscar


martes, 10 de mayo de 2016

¿Qué significa el "2"?

Un día le contaron un libro en el que se menciona una palabra muy rara que él no conocía, esa palabra era "dos".
Un día había un pared muy lisa, y de dibujar lo que a él le parecía que era el dos, destrozó la pared. Ya sólo le quedaba un cacho pequeño para dibujar lo que era el dos, e hizo esto 2 y como la garra estaba manchada, manchó la pared de amarillo.
Fer

¿Quién cuida a Luigi?



Había una vez un dragón que se llamaba Luigi. No tenía ningún amigo, entonces un día vio que se acercaba un niño que se llamaba Alejandro, tenía ocho años y lo único que quería era estar cerca de Luigi, porque quería mucho a ese dragón, y quería saber si tenía si tenía las garras bien, ya que un día vio que tenía una una rota y entonces se la curó. Luigi le dio al niño las gracias y como escupía letras que formaban frases, dijo: "¡Ven, quédate commigo, te contaré un cuento mientras cenamos!".

Me contó la historia de los "Orígenes de Marvel", porque era el último libro que se había comido, pero la página que más le gustaba era la de "el poder de Thor", aunque también me habló de "Capitán América", "Ironman" y "Hulk". Todos eran súper héroes y yo, que soy Alejandro, como bien habrás sabido, soñaba con que algún día llegaría a ser uno de ellos, y sería quien cuidara a Liugi, porque así el dragón estaría bien protegido.

Alejandro

¿Por qué Luigi se quedó en Torregamones?

Una tarde de verano en un pueblo, Torregamones, llegó un dragón que fue por muchos pueblos pero no le gustaba ninguno.Pero a él le gustaban los cuentos y en este pueblo contaban muchos.
Un día le contaron uno, le gustó y decidió dejar una escama blanca y se quedó en el pueblo. Pero también se quedó en Torregamones porque había un colegio y en el colegio había muchos libros.

Iván.

viernes, 6 de mayo de 2016

Así nace una leyenda

Cuentan los ancianos del lugar, a los que a la vez se lo contaron sus ancianos, y a ellos los suyos, hasta remontarnos al principio de los tiempos, que cuando la tierra estaba en plena formación, hubo un choque tremendo de dos placas, que hizo que los mares inundaran tierras, y la tierra se replegara formando montañas. Siglos después hubo una terrible temporada de lluvias, que empapó las montañas y valles, y formó un caprichoso río. Ese río iba aprovechando esa pequeña unión que quedó de aquel choque primitivo,  y cuanto más horadaba en la unión, más caprichoso se volvía, dándose la vuelta, haciendo curvas y escarbando más y más. Como el río era agua, y el agua es vida, un pequeño dragón que nadie sabe cómo llegó a ese río, se quedó enamorado de esos antojos y esas paredes de piedra, tanto, que decidió quedarse a vivir allí para siempre.
Cuentan los ancianos del lugar, a los que a la vez, dicen que se lo contaron sus ancianos, y a estos los suyos, que aquel dragón nunca envejecía, nunca enfermaba, y rara vez se dejaba ver. Si acaso, alguna vez dejaba una pequeña escama plateada, que parecía una flor, en esas paredes que enmarcaban a su río. Esa era la única certeza que tenían los hombres de la existencia del dragón.
Hoy en día, cuando vamos navegando en ese cañón, si tenemos mucha suerte, tal vez veamos allí esa escama, o veamos al Dragón de las Arribes, si somos merecedores de ello, pero hasta entonces, sigamos este cuento…"

Pau Glez

Bienvenid@s, bien hallad@s

Si has entrado en este blog, es porque tienes curiosidad por conocerme. Si quieres podremos pasar buenos ratos, pero he de decirte algo importante... ¡Soy un Dragón!, y no voy a dejar de serlo. Así que me tendrás que aceptar tal y como soy. Es importante que cuando conocemos a alguien no pensemos que lo vamos a cambiar a nuestro gusto, cada quién es cada quién, y  tiene ese algo especial que lo hace extraordinario.

Piensa en toda la gente que conoces, venga, te doy un minuto, o dos. Ahora piensa en lo que te gusta de esa gente. ¿Verdad que tienen cosas divertidas, maravillosas? Ahora piensa en lo que no te gusta de esa gente. Vale, no todo el mundo es perfecto, pero te has parado a pensar que si alguien te ha puesto en esa lista de gente a la que conoce, ¿tú también tendrás cosas que le gustan y cosas que no?

Venga, ahora que ya tenemos las ideas claras, sumérgete en mi mundo, el mundo de un dragón algo peculiar. Bueno, para qué nos vamos a engañar, el mundo de un dragón muy muy peculiar.

¡Vente conmigo y no olvides tus cuentos!